Esta publicación integra información, resultado de la lectura de variados materiales bibliográficos, reflexiones, propuestas y experiencias generadas en el trabajo como Maestra Directora en escuela APRENDER (Atención Prioritaria en Entornos con Dificultades Estructurales Relativos) en el departamento de Montevideo.

Se trabajó en torno a temas muy sentidos por los educadores: el derecho a la educación, la asistencia regular a clase por parte de los niños, el clima institucional, escuela y familias.

Pretende ser en todo caso la mirada del director al interior de la escuela.

Dentro de la complejidad que tiene el proceso educativo no se puede hablar de una solución a cada problema sino de diferentes líneas de acción que tiendan a corregir o neutralizar alguno de los múltiples elementos interrelacionados que inciden en la construcción de aprendizajes de calidad.

Existen en las escuelas problemas comunes y es razonable que éstos generen preocupaciones compartidas entre los docentes para aprender de los abordajes que se presentan como exitosos en otras escuelas. Sin embargo “los traslados automáticos o en bloque de las experiencias corren el riesgo de desconocer aquello de lo singular (...) que hace parte del desenvolvimiento de esas experiencias....” Flavia Terigi

Se comparte esta postura en el desarrollo del libro.

El derecho a la educación inicia el trabajo. Se presenta el marco normativo desde donde se ampara el derecho a la educación como un derecho humano fundamental. Garantizar la educación es un deber del Estado. Esta obligación está contemplada en la Constitución de la República y en los tratados internacionales de derechos humanos que gozan de jerarquía constitucional. El Uruguay como Estado ha ratificado diversos tratados mediante los cuales se compromete a garantizar ese derecho. Para este breve trabajo se seleccionaron los artículos correspondientes de la Constitución de la República, de la Ley General de Educación y de la Convención de los Derechos del Niño. De esta forma se puede apreciar el alcance, la protección jurídica y los modos de participación de la comunidad con el fin de garantizar este derecho.

El capítulo 1 refiere a la asistencia de los niños a la escuela.

En él se proporciona información del problema a nivel país, tanto en el Nivel Inicial como en Primaria. Se diseña a nivel escuela, un plan de mejora para esta problemática desde una perspectiva de derechos donde se involucra a todos los actores. Entre las acciones se destaca la necesidad de cambiar el estado de invisibilidad en que por años han estado los niños con trayectorias escolares discontinuas, inconclusas o signadas por el fracaso escolar y la búsqueda dentro de la Institución de respuestas pedagógicas a los niños en situación de vulnerabilidad educativa.

El Capítulo 2 trata sobre el clima en la institución escolar.

El logro de los aprendizajes por parte de todos los niños es condición básica para el logro de un buen clima institucional. Es en el transcurso de estas interacciones que propician el aprendizaje,que se van generando mejores relaciones,mayor satisfacción al percibir los logros y como consecuencia mayor disposición a ser parte de la escuela como institución.

Se hace necesario diseñar un plan de acción que integre el proyecto de centro, con acento en la prevención de situaciones de conflicto en la escuela.

Investigar la percepción que sobre el tema tienen todos los protagonistas de la comunidad escolar, conocer a los niños con conductas disruptivas , los factores exógenos y endógenos a la escuela que influyen en la adopción de estas conductas, distinguir claramente entre la zona de preocupación y la zona de incumbencia de la institución, integrar al grupo áulico, enseñar técnicas de resolución pacífica de los conflictos, democratizar la escuela sistematizando e implementando la cultura del diálogo y de la participación a través de asambleas, juegos de roles, talleres,jornadas de convivencia, debates,maximizando los recursos con que cuenta la escuela y el barrio.

El capítulo 3 escuela y familias describe las transformaciones que están sucediendo a nivel de las familias y la manera en que están cambiando las relaciones familiares. .Las nuevas transformaciones y necesidades de las familias que surgen de la extensión del trabajo asalariado de la mujer, la crisis del sistema familiar tradicional basado en relaciones de tipo patriarcal , la emergencia de nuevas relaciones familiares más democráticas y la solidaridad intergeneracional nos obligan a configurar el lugar de los niños en las nuevas dimensiones familiares y en especial en las familias con mayor vulnerabilidad social , así como la relación de éstas con las instituciones educativas.