Cuando nos decidimos transitar el camino de la educación, ya sea desde el rol de directores, docentes, padres, alumnos, todos con funciones y expectativas diferentes pero con un objetivo en común, quizás no todos lleguemos a ese objetivo de la misma manera o en el mismo momento pero lo importante es esforzarse e implementar las mejores estrategias que nos favorezcan para avanzar en el camino.

Es un viaje a larga distancia donde estamos todos por diferentes razones con el deseo de llegar a un lugar determinado, siendo conscientes que muchas veces no sabemos cuál es el destino final.

Los directores saben que es casi imposible ver a largo plazo que es lo que sucede con el granito de arena que colocamos con la tarea educativa de nuestros alumnos. Igualmente es necesario tener objetivos a corto o a mediano plazo para ipoder tomar decisiones e ir haciendo el camino de la educación lo más acertado posible. Aquí cumple un rol fundamental la conducción y la capacidad de liderazgo que tenga la persona encargada de la institución educativa. El equipo directivo junto con todos los actores de la institución educativa y la comunidad debe pensar en desarrollar e implementar estrategias e instrumentos para lograr una buena comunicación que promueva la reflexión, la correcta resolución de conflictos, la toma de decisiones adecuadas, etc.

Un puntapié inicial para iniciar este camino es establecer la misión – visión de nuestra organización para poder planificar de la mejor manera posible acciones colectivas e individuales. Es muy importante que el colectivo docente forme parte de la elaboración de ambas, como también es de vital importancia que haya una concordancia en el perfil del alumno que queremos lograr, ese alumno que egresara de nuestra institución en unos años habiendo logrado los objetivos propuestos de acuerdo a cada etapa.

Los objetivos que uno se propone se cumplen en mayor o menos medida de acuerdo a las capacidades internas de la institución como las habilidades de cada docente y actor responsable de la organización. Entran en juego los recursos humanos y materiales quienes acompañarán la propuesta planteada.

Cabe destacar que la gestión organizacional y curricular que está a cargo del equipo directivo, de los coordinadores, asesores pedagógicos, etc. habilita la posibilidad de trabajar en equipo organizadamente, intercambiando conocimientos con el objetivo de hacer una práctica pedagógica y didáctica, eficaz apuntando a lograr la mejor formación de ese individuo al que todo aspiramos formar.

Esta tarea, como todo en la organización escolar, puede tener limitaciones y dificultades que surgen en el día a día en la interacción de distintos modelos de enseñanza y pueden estar vinculados muchas veces a los tiempos reales, los espacios físicos, recursos, etc. Pero la dirección es la responsable de resolver en gran medida los conflictos que van surgiendo fomentando la negociación como una estrategia válida entre los actores.

El intercambio de ideas en la organización favorece a la reflexión por parte de los docentes, no solo a nivel de aula, sino también que favorece a lograr una coherencia institucional que ayuda a aumentar el capital cultural de la Institución.

Las acciones desde la conducción contribuyen a diversos aspectos de la vida institucional, desde reglamentos, disciplina, convivencia favoreciendo siempre la construcción vincular entre alumnos, familia, docentes y comunidad educativa.

Como se dijo al comienzo el destino final se encuentra lejos, el recorrido es lo que vivenciamos día a día y no podemos dejarlo de lado. Por tal motivo hay que proyectarse para poder ver de alguna forma ese horizonte, ese objetivo al cual queremos llegar, y así descubrir que se necesita para avanzar seguros, firmes hacia la meta.

Todos sabemos que no es nada sencillo, es una tarea con claros y oscuros pero con confianza, responsabilidad y con calidad nos va acercando a las expectativas a las cuales se quiere llegar.

Y ahora….. adelante, a andar juntos en este camino.