Es una gran alegría para nosotros compartir este viaje de exploración junto a ustedes. Así es: "viaje de exploración". Vamos a adentrarnos en las tierras aún poco exploradas de la pedagogía móvil, concretamente apuntando al uso de aplicaciones con fines de mejora en los procesos de enseñanza y de aprendizaje. Para eso, debemos tomar en cuenta el constante cambio que subyace tras la evolución de las tecnologías emergentes, y para eso, como docentes, debemos realizar constantemente ejercicios de prospectiva para poder adelantarnos a ese cambio. Con esto no queremos decir que debemos hacer "futurología", nada de eso. Simplemente debemos estar en condiciones de poder abrazar el cambio, intentando que este no nos afecte para mal.

¿Comenzamos a explorar juntos?

Existen dos conceptos que son importantes a tener en cuenta y que nos ayudarán a entender desde dónde nos posicionamos: ubicuidad y BYOD. Años atrás, antes del desembarco de las tecnologías (las nuevas), la generación de conocimiento tenía lugar en ámbitos formales, como por ejemplo en el aula, en la cual, el docente (considerado en aquellos tiempos como el depositario del saber), era considerado un transmisor. Pero, hoy en día nos enfrentamos a una realidad totalmente diferente (eso esperamos). Las paredes del aula se han desdibujado, se han vuelto invisibles, permitiéndole al individuo ser un constante aprendiz, acá y allá, ayudándolo a potenciar una habilidad como el "aprendizaje para toda la vida", o "life long learning" (en inglés), que se produce en ambientes informales, como el hogar, el club, la plaza, entre otros. Esta habilidad, la de poder aprender, pero también “desaprender” será fundamental si queremos ciudadanos que puedan desenvolverse activamente en la cambiante Sociedad del Siglo XXI. Todo lo antes mencionado, lo podemos enmarcar dentro de lo que se denomina "Aprendizaje ubicuo", muy relacionado con la pedagogía móvil, también conocida como “m-learning” (m de “mobile”), ya que permite el acceso a diferentes entornos de aprendizaje desde cualquier lugar.

Cobo y Moravec (2011) señalan lo siguiente referente al aprendizaje ubicuo: “El aprendizaje ubicuo nos recuerda la necesidad de continuamente volver a pensar cómo ocurre el aprendizaje y de reflexionar acerca de las posibilidades que nos brindan las TIC”

¿Viejas prácticas?

En ese ejercicio de prospectiva que los invitamos a realizar, tenemos que considerar que las actuales laptops XO con las que cuentan nuestros alumnos, no van a estar para siempre. Hoy ya es una realidad la integración de tablets al Sistema Educativo Público, en los niveles de educación inicial y en los primeros años de primaria. Pero, mañana la realidad puede ser otra. No solo debemos potenciar la capacidad del ejercicio de prospectiva, también tenemos que tener la capacidad de adaptarnos a las nuevas realidades. Haciendo un paralelismo, debemos ser como el camaleón. ¿Qué pasaría si en el día de mañana, los niños pueden traer a clase el dispositivo que ellos estimen conveniente? Algunas laptops por allí, algunas tablets de este lado, y un par de smartphones en el fondo. Y ahora, ¿qué hacemos? Este concepto es conocido como BYOD (bring your own device), algo así como "traé tu propio dispositivo". Hoy quizá esto se vea como una realidad lejana, pero, tenemos que estar preparados.

¿Estamos listos para el cambio?

Es por este motivo que este libro estará enfocado en el uso de la Tablet "XO", y en todo el potencial que ésta nos puede brindar como herramienta para mejorar nuestras prácticas educativas. Pero recuerden: la tecnología es una mera herramienta, es como si fuese una marioneta. Son ustedes, los docentes que deben darle "vida".

Debemos tomar en cuenta, que las aplicaciones móviles están ganando cada vez más terreno. Años atrás teníamos que adaptarnos a pesadas aplicaciones, muchas de ellas muy onerosas. Hoy en día tenemos la posibilidad de tener acceso a aplicaciones que cumplen las mismas funciones, mucho más livianas en lo que se refiere al espacio que ocuparán en nuestro dispositivo, pero sobre todo mucho más baratas y fáciles de instalar.

Diversidad de dispositivos

Veamos algunas de las características que presentan estas aplicaciones, tal como hace referencia Durall, Gross, Maina, Johnson y Adams (2012).

El acceso a la información en cualquier momento y lugar permite una experiencia de aprendizaje flexible y personalizada, en la que el contexto adquiere importancia.

El desarrollo del m-learning implica la aparición de nuevos modelos y metodologías de presentación de los contenidos de aprendizaje.

Los móviles propician la aparición de nuevas dinámicas de interacción entre docentes y estudiantes, y favorecen el desarrollo de prácticas colaborativas.

Sabemos que la tecnologías emergentes evolucionan constantemente. Es por ese motivo que decidimos no encasillarnos en un solo sistema operativo o tablet. Las aplicaciones que les vamos a mostrar pueden estar disponibles solamente para IOS y Android, o para los dos. ¡Comencemos entonces con la exploración!