La geometría es una de las ramas de la Matemática que, muchas veces es dejada de lado debido al lugar que ocupa la numeración y las operaciones en el programa. Las consecuencias de esto provocaron cierto desinterés por parte de los niños, así como cierta carencia de estrategias de enseñanza por parte de los docentes. Esto llevó a no proponer actividades de forma no sistematizada o a realizarlas en forma aislada y no secuenciadas.

Es importante preguntarnos y al mismo tiempo contestarnos ¿Para qué sirve la geometría? debemos reflexionar acerca de los usos y cuál es la importancia que tiene los conceptos espaciales y geométricos. ¿Qué utilidad tiene en la vida cotidiana? ¿Qué relación tiene con otros conceptos dentro del área?

Respondiendo estas preguntas y encontrando un significado, seguramente podremos enfrentarnos a su enseñanza de una manera más significativa.

El programa nos muestra la necesidad de revalorizar la enseñanza de la geometría desde los más chicos, etapa en la que se consolida las bases necesarias para construir los conocimientos geométricos en los demás niveles.

El propósito es encontrar caminos para que la enseñanza de la geometría ocupe un rol fundamental en la enseñanza de todos los niveles.

La enseñanza de la geometría debe partir de la visión de la geometría como exploración y descripción del espacio real, realizando múltiples actividades que desarrollen la visualización, la intuición, la percepción, la representación, para posibilitar el pasaje del espacio real (concreto) al espacio teórico, llegando a la visión de la geometría como estructura lógica.

La Geometría ofrece la oportunidad de poder inferir y enunciar propiedades a través de la observación y la exploración con objetos.

Para el aprendizaje de las formas geométricas debemos comenzar por el conocimiento de los cuerpos, cuerpos reales que los niños manejen y se encuentren a nuestro alrededor: como la biblioteca, el escritorio, la papelera, el borrador, etc. y luego sí pasar a los cuerpos geométricos.

Las características de los cuerpos es que ocupan un lugar en el espacio, tienen tres dimensiones; largo, ancho y espesor.

Los poliedros

Para poder referir al término poliedro, es necesario decir qué se entiende por figura, ya que tanto sus elementos geométricos (aristas, vértices y caras) como los conceptos en cuestión, están implicados en este término. Por lo tanto consideraremos como lo expresa nuestro Programa de Educación Inicial y Primaria 2008, que una figura es un conjunto de puntos, entonces desde un vértice hasta el segmento contenido en una recta, un ángulo, un punto, una pirámide o un cuadrado, son figuras. Esto no es menor, puesto que muchas veces se diferencian a las figuras discerniéndolas en si son del plano o del espacio, llamando figuras a las del plano y cuerpos a las del espacio. Empero es importante estudiar las figuras según sus propiedades y las relaciones que estas establezcan. Estudiar las propiedades de figuras y cuerpos geométricos no sólo reconocerlos y nombrarlos, sino que implica tenerlos presentes para poder recurrir a los mismos a modo de resolver distintas situaciones, así como también poder utilizarlos para identificar nuevas propiedades de las figuras

Etimológicamente, el término poliedro, proviene de del griego y significa “muchas (poli) caras (edro). Matemáticamente hablando, es posible afirmar que se considera poliedro a cualquier parte del espacio que se encuentre delimitada por un conjunto finito de polígonos, siendo cada uno de ellos una cara.

Las caras de un poliedro son los polígonos que lo limitan. Las artistas de un poliedro son los lados de las caras (que son polígonos).

Los vértices de un poliedro, son los puntos donde se juntan tres o más aristas.

La diferencia existente entre poliedros regulares e irregulares yace en la composición de sus caras, es decir, en los polígonos que las determinan.

Los poliedros regulares están determinados, en su totalidad, por polígonos regulares. Sin embargo, los poliedros irregulares, están determinados por polígonos no regulares, esto no significa que no pueda haber algún polígono regular sino que no están determinados en su totalidad por estos.

Actividades propuestas

1-Presentar objetos de uso cotidiano: latas, cajas, envases, etc.

Promover la observación y la manipulación, reconociendo a través del tacto y la vista cómo son, es decir cuáles son sus características.

Centrarse luego en la forma de sus caras para agruparlos según un criterio.

Socializar las posibles clasificaciones.

2-Adivina, adivinador

Se trata de una actividad lúdica cuyo propósito es reconocer los cuerpos geométricos ganando el que obtiene mayor respuestas acertadas.

Se trabaja colectivamente y previamente se muestran determinados cuerpos geométricos.

Luego que todos reconocen los cuerpos presentados, se les pide a uno de los niños que salga del salón para que el resto pueda ponerse de acuerdo y seleccionar un cuerpo.

El jugador deberá realizar preguntas para adivinar cuál es el cuerpo y el resto solo puede contestar con si o con no.

Una vez que acierta se repite la actividad con otros integrantes del grupo.

3-El cuerpo y las huellas

El propósito de la actividad es relacionar el cuerpo con las huellas.

Previamente los niños habrán realizado sobre una hoja sellos de las caras de los distintos cuerpos.

Luego se repartirán las distintas hojas con los sellos realizados y se deberán relacionar con los cuerpos presentes.

4-Construcciones

A través del intercambio lúdico de los niños, se propone hacer construcciones con diferentes poliedros, formando a partir de estos, nuevos poliedros.

Luego se plantea una instancia de socialización de las construcciones, donde, a través del análisis de sus elementos geométricos y de forma grupal, se llega a la conclusión de que dichas construcciones también son poliedros.

5-Fotografías

En esta actividad se propone tomar fotografías, con las XO, de poliedros y no poliedros que se encuentren entorno a los niños.

¿Cuáles son las reglas? Tienen que realizar 3 fotografías de poliedros y 3 fotografías de no poliedros. Las fotografías deben responder a objetos cotidianos que encuentres en casa o en la escuela.

Una vez realizadas las fotografías, realizar una presentación del trabajo realizado a la clase, a través de la XO.

De esta forma, se contribuye a que los conceptos geométricos no sean tan lejanos y abstractos para los niños, puesto que, situados desde la lógica Piagetiana, la abstracción, recién comienza a despertarse e implica un desarrollo complejo dentro de las estructuras cognitivas de niños y niñas.

Conclusión

Se cree conveniente reafirmar que la enseñanza de la geometría es indispensable a lo largo de la escuela primaria, teniendo en cuenta que es importante comenzarla lo más temprano posible, puesto que permitirá una construcción progresiva de los conceptos que esta conlleva.

En referencia a las actividades planteadas, se considera importante la inclusión de propuestas de enseñanza que apunten a desarrollar habilidades de razonamiento lógico. Para poder contribuir con estas habilidades, primeramente es necesario profundizar en el avance de habilidades tales como, las visuales, las de ubicación, las de dibujo y construcción, las de comunicación y las de aplicación o transferencia; generando, de esta forma, una base sólida que sea sustento para el desarrollo de las habilidades de razonamiento lógico.

Si bien en la Escuela Primaria se abordan contenidos referidos a los cuerpos (reconocimientos, elementos, propiedades) estos no se abordan de forma sistemática, ya que muchas veces se pone énfasis en las figuras y las construcciones planas.

Debemos permitir en los niños ensayar, hipotetizar, crear, reflexionar sobre determinados procedimientos, favoreciendo así la comprensión de la geometría, no reducida a actividades basadas en el lápiz y en el papel sino en interacción con su entorno logrando así la construcción del concepto abordado.

Red