Así pues, en un sentido profundo y significativo, el lenguaje es un espejo de la mente; es un producto de la inteligencia humana, creado de nuevo en cada individuo mediante operaciones que están fuera del alcance de la voluntad o de la conciencia.

Noam Chomsky

La lengua es un instrumento esencial e imprescindible en el desarrollo de cualquier proceso de aprendizaje y conocimiento de la realidad.
Dado que la comunicación oral y la escrita se hacen presentes, como necesidades ineludibles, en todas las actividades escolares, es evidente que, dentro del entramado curricular, existe, y debe existir, una estrecha relación entre el aprendizaje de la lengua y los aprendizajes que los alumnos desarrollan en todas y en cada una de las áreas.
Esta relación entre la lengua y el resto de las áreas se establece a dos niveles.

Primer nivel:

a) el progresivo dominio de la lengua va a permitir a los alumnos, la adquisición de todos aquellos elementos que les van a ser necesarios para hacer más efectivos sus aprendizajes en la totalidad de las áreas. Por ejemplo, en la importancia de la comprensión aplicada a la interpretación de textos informativos, referidos a Ciencias Sociales o Naturales o a la resolución de problemas matemáticos; o en la utilización de la expresión oral o escrita a la hora de verbalizar o de comunicar los resultados del aprendizaje en cualquier ámbito de conocimiento.

b) es básico tener en cuenta la gran riqueza de contenidos, necesarios para el desarrollo comunicativo, que pueden proporcionarles, a los alumnos todas las áreas; contenidos que van desde los más simples, como podría ser, por ejemplo, el enriquecimiento del vocabulario, referido a los ámbitos social, científico, técnico o artístico, hasta la adquisición de un mayor rigor y de una mayor precisión expresiva a través del aprendizaje de la matemática como instrumento de comunicación concisa y sin ambigüedades.

Segundo nivel:

Su importancia para la vida y para la formación integral de los alumnos como seres sociales integrados en un contexto cultural determinado.

Los alumnos a través del uso del lenguaje van a :

- tomar parte en procesos sociales de encuentro, de intercambio y de entendimiento;

- tener la oportunidad de aprender a dialogar, a criticar, a discernir o a consensuar;

- reflexionar y cuestionar prejuicios y valoraciones preconcebidas;

- sentir la satisfacción que les puede proporcionar el desarrollo de sus capacidades creativas e imaginativas,

- engrandecerse como personas libres y solidarias al ir descubriendo y desarrollando sus potencialidades comunicativas, es decir, las posibilidades que se les abren a través de la expresión, en libertad, de sus opiniones, criterios o sentimientos.

Por todas las razones anteriormente expuestas, es evidente que el aprendizaje del lenguaje -aún teniendo su ámbito específico en el Área de Lengua- requiere también, y en paralelo, un tratamiento transversal; es un aprendizaje que interviene, y que debe hacerse presente, en la globalidad de la experiencia académica, es decir, en todas aquellas situaciones de la vida escolar en las que se establezca, o se tenga que establecer, un intercambio comunicativo.

ScreenShot 4d76c

La importancia del lenguaje en la vida es obvia: gracias a él se adquiere un conjunto de experiencias que permite la conformación y desarrollo del individuo como ser social identificado cultural y afectivamente con su comunidad regional y nacional. En este sentido, es misión fundamental de la escuela enriquecer el conocimiento lingüístico que posee el niño al desarrollar sus capacidades para apropiarse progresivamente de los variados usos del lenguaje impuestos por la cultura en la cual se desenvuelve.

El enfoque comunicacional - funcional exige atender la variedad de usos verbales y no verbales que se utilizan en situaciones concretas de comunicación: satisfacer necesidades materiales, intercambiar ideas, expresar puntos de vista, expresar su curiosidad acerca del por qué de las cosas, transmitir mensajes, manejar el lenguaje de las normas e instrucciones, inventar mundos posibles a través de la palabra oral o escrita, leer imágenes e ilustraciones, mapas, gráficos, señales, jugar con las palabras... Es necesario, por lo tanto, que el maestro cree ambientes propicios, diseñe estrategias didácticas que estimulen la potencialidad comunicativa de los alumnos.

Por tanto, el eje transversal lenguaje, en conjunción armónica con los otros ejes, tiene como propósito la formación de hombres y mujeres que comprendan que el intercambio comunicativo debe fundamentarse en valores esenciales: el respeto a las ideas ajenas, la afectividad, la claridad en la expresión de mensajes coherentemente organizados, la adecuación del lenguaje al contexto de uso, la conciencia de la validez de los usos lingüísticos como expresión de la libertad a que tiene derecho todo ser humano.